Piano Design Section Yutaka Matsuki

El propósito de la serie CX; Un sonido tan brillante que emula el canto

Hemos perseguido tres objetivos en el diseño de la nueva serie CX: un soporte sólido para el bracing, una caja de resonancia que vibra con absoluta libertad y un timbre que se adapta a la dirección del sonido que emana del cuerpo del instrumento. Esta direccionalidad es fundamentalmente la misma que la del emblemático piano de concierto CFX de Yamaha y, de hecho, cabe afirmar que fueron desarrollados en base al mismo concepto.

En el caso del C3X y modelos superiores (aquellos que requieren un volumen mínimo), hemos mejorado la rigidez del bracing para lograr un soporte estable, con un diseño que permita a la caja de resonancia instalada sobre el bracing vibrar con total libertad. Para el sonido hemos utilizado un nuevo tipo de cuerda, comprobando cuidadosamente la calidad de los fieltros de los macillos.

Nuestro objetivo se centró en lograr un sonido con un timbre brillante. Un aspecto único de la serie CX es la importancia que hemos otorgado a las áreas esenciales del piano, como la construcción de la caja de resonancia, el sonido que emerge de ella y el exterior del instrumento. De todos los cambios que los pianos Yamaha han experimentado durante las últimas décadas, esta serie representa la mejora más significativa, lo que ha aumentado enormemente la musicalidad de estos instrumentos.

Deseábamos fabricar una caja de resonancia que quisiera "cantar" y generar sonido

Como ocurre con la serie CF, nuestra investigación se centró en el control de las tensiones internas dentro de la caja de resonancia y fuimos capaces de realizar avances significativos. El sonido resultante ofrecía una respuesta rápida, un tono brillante y armonías cristalinas. Creemos que mejorar la respuesta de la caja de resonancia, es decir, mejorar la eficacia de la radiación acústica, maximiza estas cualidades y ofrece un rango de expresión más amplio.

Básicamente, queremos instrumentos que quieran "cantar", instrumentos que quieran transmitir sonido. En lugar de construir instrumentos que es preciso ajustar para obtener de ellos un sonido, deseamos crear pianos con una caja de resonancia y un cuerpo deseosos de "cantar" y crear sonidos. En ese sentido, esta caja de resonancia, con su nueva estructura, responde adecuadamente a cualquier interpretación; de hecho, creemos que ofrece un rango de expresión mucho mayor en su respuesta.

Cuerdas que ofrecen armónicos puros y fieltros de los macillos con un tono lleno de matices.

A continuación, tuvimos que decidir qué tono asignaríamos al cuerpo que "canta" y a esta caja de resonancia con su magnífica respuesta. Dos de los factores que influían en este sonido fueron las cuerdas y los macillos. Para esta serie elegimos las cuerdas (alambre piano) con espléndidos armónicos y consonancias cristalinas, un buen sustain y un timbre envolvente. Obtuvimos trozos de fieltro, que llamamos "trozos de tela", y construimos los macillos de los pianos en Yamaha. El fieltro utilizado en la serie CX es revisado cuidadosamente y resulta extremadamente elástico, ofreciendo un sonido redondo y profundo. La combinación del alambre piano con el fieltro del martillo ha aumentado la exclusividad de los pianos de la serie CX.

Los diseñadores albergan el deseo constante de construir instrumentos cada vez mejores.

Un piano es un sistema extremadamente complejo, fabricado con un vasto número de piezas. Por otra parte, el sonido del piano se ve significativamente afectado por las variaciones en la madera y en los materiales naturales de los que está hecho el instrumento, así como por las condiciones en las que es tocado: incluso el clima lluvioso afecta este sonido. Asimismo, el sonido del piano varía, dependiendo de quién lo afine. Cuando se diseña un instrumento delicado como un piano, el cual se ve afectado por tantas variables, la clave consiste en minimizar el efecto de factores tales como el entorno. Por esta razón, resulta esencial comprender la manera en que se tratan dichos factores, así como poseer destreza y habilidad en la producción de instrumentos que no presenten variaciones.

También resulta importante evaluar los pianos correctamente durante el proceso de desarrollo. No se trata de una tarea que llevamos a cabo nosotros mismos, sino que la encargamos a los grandes pianistas: permitimos que toquen los instrumentos y compartan su opinión. En ocasiones, esto revela aspectos que no advertimos como desarrolladores, por lo que preferimos recabar toda la información posible. Un solo error en este proceso a veces puede dar lugar a la mala evaluación de un buen piano. Para minimizar el número de errores, creo que es importante desarrollar la habilidad técnica de obtener el mismo resultado siguiendo un proceso de producción (independientemente del número de veces que se lleve a cabo) para obtener una evaluación favorable y precisa de los aspectos positivos del instrumento.

Sin embargo, no creo que existan desarrolladores que estén dispuestos a afirmar que un instrumento está en perfectas condiciones y que están completamente satisfechos con sus características. Los instrumentos existen en el contexto de la expresión musical y la música en sí misma no tiene límites. Si se piensa en las distintas variedades de la música, resulta casi imposible que un solo instrumento sea considerado "el mejor". Incluso hoy suelo pensar: "Si este instrumento tuviera estas características, sería absolutamente maravilloso" o "Si pudiera encontrar la manera de ayudar a que este instrumento mejorara en este detalle, sería más expresivo musicalmente". A medida que desarrollamos estos pianos, los diseñadores siempre tenemos una imagen de un instrumento mucho mejor de lo que es y, probablemente, no exista un límite en nuestro camino hacia la perfección.

Yutaka Matsuki

Manager del Departamento de Diseño de Pianos.

Se incorporó a Yamaha en 1992. Inicialmente, Matsuki se encargó del desarrollo de pianos verticales y participó en la creación del SU7 y otros modelos. Tras adquirir experiencia adicional desarrollando pianos de cola, se solicitó su participación en el desarrollo de la serie CF, lanzada en 2010.
En la actualidad, Matsuki forma parte del equipo de desarrollo encargado en las áreas clave que influyen en el rendimiento de las características interpretativas fundamentales de los pianos acústicos.