Akira Jimbo

Un músico con una notable habilidad técnica y energía, Akira Jimbo se ha convertido en los últimos años en el primer batería japonés que logra una gran fama mundial en los circuitos de clinics. Su asombrosa capacidad ambidiestra y dominio tanto de los sonidos acústicos como electrónicos proporciona siempre unas espectaculares demos.

Amazing Drumming Akira Jimbo Drum Solo

Biography

Akira Jimbo

Akira se hace famoso con el grupo japonés de jazz-fusion Casiopea. Casiopea se formó en 1979 por el guitarrista Issei Noro, el teclista Minoru Mukaiya, el bajista Tetsuo Sakurai y el batería Takashi Sasaki. El grupo sacó su primer disco en mayo de 1979, una mezcla de jazz y funk con gran energía potenciada por la sección de metales de las estrellas americanas Michael y Randy Brecker y David Sanborn. Akira se incorporó al grupo en 1980, coincidiendo con la aparición el tercer disco, el primero de varios en directo. Akira continuó en el grupo hasta el fin de la década, tiempo durante el cual realizaron tres giras mundiales, apareciendo en Europa por primera vez en 1983.

Los logros de Akira han sido notables desde que empezó a tocar la batería a los 17 años, inspirado por Steve Gadd. Estudió en la Keio University de Tokio y tocó la batería en grandes grupos. Con Casiopea pudo desarrollar ambos talentos, como batería y compositor, en más de una docena de discos. En 1989, Akira y su compañero y brillante bajista Tetsuo Sakurai, abandonan la formación durante varios años. En el año 1996 Akira regresa a Casiopea, trabajando a tiempo parcial, grabando más discos y contribuyendo de nuevo en alguna de las composiciones.

Al dejar Casiopea en 1989, Akira formó el grupo Jimsaku, tocando con Keiko Matsui, Shambara y muchos otros. Durante los años Akira realiza varios discos como solista incluyendo Cotton (1986), Palette (1991), Slow Boat (1992), y Lime Pie (1994). También hizo varios vídeos didácticos titulados Metamorphosis (1992), Pulse (1995), Independence (1998) y Evolution (1999).

Actualmente, sus actuaciones son legendarias. Al contrario de otros muchos músicos que realizan clinics junto a secuencias pregrabadas, Akira es completamente capaz de tocar el equipo acústico y electrónico simultáneamente y a tiempo real, creando asombrosas y completas piezas musicales. A pesar de la complejidad de sus ejecuciones, es consciente de la necesidad del groove para crear buenas sensaciones, exactamente igual que su primer ídolo Steve Gadd.